Prohibidos los “botellones” en Cataluña

El Covid-19 ha afectado cada área de la vida, el trabajo, la familia, la economía y por supuesto a la forma en la que ahora se divierte la gente, ya que la vida ha dado un giro de 180°.  Y hasta el verano de los jóvenes y fiesteros ya no podrá ser igual.

El verano en España ha sido aprovechado por jóvenes tanto españoles, como extranjeros que visitan el país, para disfrutar del clima y actividades al aire libre, especialmente nocturnas para compartir y festejar.

Sin embargo, este verano será diferente, ya que El Procicat, comité que se encarga de coordinar la respuesta a la pandemia en la Generalitat de Cataluña, ha prohibido  estas actividades, y entre las que se encuentran “los botellones”.

Se le llama “botellones” informalmente, a las concentraciones de grupo de personas, generalmente jóvenes, reunidos en calles, plazas, playas en donde pasan un rato bebiendo alcohol con los amigos.

Esta costumbre comenzó a finales del siglo XX, y se ha extendido, tanto entre españoles como en extranjeros que gustan de festejar, al aire libre, por lo general en sitios cercanos a bares y expendios de licores.

Las medidas que tomará la Generalitat

La región de Cataluña, que es la región más poblada de España,  es la que más ha sufrido con los números de infectados por el Covid-19, con cifras cercanas a los 76.000 infectados,  de los cuales 10 mil corresponden a las últimas dos semanas.

El Gobierno de Cataluña ha ordenado el cierre de los clubes nocturnos, casinos y bares, en la mayoría de los municipios, permitiendo sólo a los de Barcelona, que permanezcan abiertos hasta la medianoche. 

La medida se anunció un día después de que el líder catalán, Presidente de la Generalitat,  Quim Torra dijera que quienes participaban en la tradición del «botellon», en el que los jóvenes se reunían por la noche en la calle o en los parques para compartir bebidas y fiestas, eran irresponsables.

El líder regional también acotó «Si continuamos con el ritmo actual de la vida social, lo único que lograremos es empeorar la situación», agregando que los próximos 10 días son los más importantes del verano, ya que permitirá saber si con un nuevo esfuerzo colectivo, se podrá comenzar a corregir la situación.

A turistas y en especial a los británicos en Barcelona se les ha advertido que «dejen de festejar» con los bebedores al aire libre ya que podrán enfrentar multas de hasta € 15,000 (£ 13625.48) en el último paso para frenar la propagación del coronavirus.

«Por razones de salud pública, el consumo compartido de bebidas alcohólicas en las calles y en cualquier otro espacio público abierto está prohibido en toda Cataluña», dijo la portavoz del gobierno Meritxell Budo a los periodistas, refiriéndose a los «botellones».

En vista del aumento de Covid-19 en la zona, y el preocupante aumento de los rebrotes, el día martes, el gobierno alemán,  siguiendo el ejemplo de Francia, de días anteriores,  anunció que había aconsejado a sus ciudadanos que no viajen a Cataluña, que depende del turismo, y dijo que lamentaba la decisión.

error: Content is protected !!